lunes, 19 de abril de 2010

He intentado superar esta obsesión, pero me resulta imposible.

Incontables veces lo oí dar vueltas en su cama. Su rostro albergaba los más hermosos ojos azules que hubieran podido enamorarme. Escuche sus delirios y fui testigo presencial de las noches de pasión que le brindaban ciertas individuas. Era un amante excepcional.

Muy tarde por la noche me acerque. Esta vez era distinta, hacía mucho frío. Él dormía profundamente cuando comencé a acariciarlo. Mi piel se encendió durante cada movimiento, quizás era la adrenalina o la lujuria propia de los enamorados. En dos oportunidades respiro muy exaltado y me detuve, tenía miedo.

Obsérvalo, detállalo, imagínalo, anhélalo y persíguelo. He intentado superar esta obsesión, pero me resulta imposible, es una pesadilla. Probé hipnotizarme, hechizarme y psicoanalizarme pero no obtuve ningún resultado, así que me rendí. Me rendí hace tanto tiempo que no me recuerdo a mi misma luchando contra el amor.

La mañana siguiente partiría a España. Era la madrugada del ocho de octubre y no podía dejar de olfatear al hombre que yacía a mi lado. El contacto de nuestros cuerpos era cada vez más fuerte, mojaba mis muslos, aceleraba mi respiración y apretaba el puñal que, por precaución, sostenía mi mano izquierda. No puedo entender como todos aquellos que lo conocen no sienten lo mismo que yo, me parece ridículo.

El amanecer me tomo por sorpresa. Escondida, pude observar como comenzaba a desvestirse. Observe fijamente como la ropa se deslizaba por sus piernas y culminaba en sus manos. Aquel espectáculo fue una revelación: no puedo permitir que se marche. Examiné varias posibilidades y me arme de valor para realizar la más efectiva. Me abalance sobre su cuerpo y lo bese. Un beso tan triste que sangro sus labios.

Asesinato en primer grado, usurpación de propiedades intelectuales, allanamiento de morada y realización de actos propios de la necrofilia. Ahora bien, es aceptable preguntar: ¿Fue mi culpa?

5 comentarios:

  1. Después de haber leído esto unas 4 veces en diferentes ocasiones puedo concluir que todos sufrimos de una obsesión, todos deseamos inconteniblemente aquello que amamos y que no tenemos! Tal ves una despedida fue tu debilidad, pero existen muchos como yo que a pesar de tenerlo cerca se encuentran lejos. Obviamente no fue tu culpa ademas es mejor arrepentirse de lo que paso a arrepentirse de lo que jamas estemos dispuestos a hacer.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por leerme.

    Si quieres identificarte y discutir el tema conmigo, avisame. Puede ser por aca o por twitter @Marielisa0810.

    Si no quieres hacerlo, igual me encanta que me leas y me comentes. Lo que mas me gusta de tener un blog es leer las opiniones de mis lectores, me hace sentir que no estoy gritando al vacio.

    GRACIAS

    ResponderEliminar
  3. Hola, el comentario anterior fue mio, pensé en identificarme pero no se aun usar bien esto... La verdad cuando leí tu blog me anime a intentarlo y ahora empiezo a darle forma al mio!!!

    De todas tus entradas esta a sido una de las que mas me llamo la atención tal vez por que de una u otra manera me siento relacionada con esto!

    De nada :)

    ResponderEliminar
  4. Ahh! Hola Fiore :)

    Animate a intentarlo, en un blog puedes escribir lo que quieras, te expones al mundo pero al mismo tiempo no te sientes juzgada u observada ya que tus lectores no estan en cuerpo presente. Me avisas para leerte, un beso.

    ResponderEliminar
  5. Solo he escrito una entrada... Algo simple y común pero siempre es difícil comenzar :)

    ResponderEliminar