viernes, 2 de julio de 2010

Es increible Mari, te da miedo cagar

Cuando estoy deprimida, cansada, nerviosa o ansiosa me dan muchas ganas de cagar. Es inexplicable, y hasta incomodo de decir, de hecho, nunca se lo había dicho a nadie. Siempre me ha parecido desagradable hablar de la mierda, no soporto el hecho de que los seres humanos tengamos que cagar, lo arruina todo. La estética de la humanidad desaparece cuando recuerdo que todos cagamos. Una particularidad mía es que, desde que tengo memoria, siempre me ha gustado alguien. No la misma persona, lógicamente, pero no ha existido un dia en el que no me sienta obsesionada con el físico, la actitud, la personalidad o los ojos de cualquiera. Me encanta ser así, pero la imagen se daña cuando, inevitablemente, me imagino a esa persona cagando.


¡Qué introducción tan estúpida les he dado!

Todavía no puedo creer que haya escrito el párrafo anterior, y menos creo que lo haya publicado en el blog. Tengo que empezar a superar el miedo, la vergüenza, y esta es la manera más efectiva que encuentro. No me defino como una persona fuerte, admito que me da miedo el “que dirán”, pero aun así, lo que encuentro maravilloso de mi personalidad es que: ESE MIEDO NUNCA ME HA REPRIMIDO. Coño, de bolas que me da miedo no encajar, mentiría si dijera que me sabe a culo lo que los demás digan de mí, pero nunca he dejado de hacer las cosas por ello, i love myself.

Empecé confesándoles que cuando estoy deprimida o ansiosa (ahora mismo) me entran muchas ganas de cagar y no entiendo porque. No se si a otras personas les pasara lo mismo y yo me estoy ahogando en un vaso con agua, no se si es estúpido que el hablar de este tipo de temas me haga sonrojar o sentir incomoda, si quiero escribir literatura erótica no debería avergonzarme del cuerpo humano y sus funciones. Quizás a ti leyéndome te doy asco, pero no deberías.

¡Qué ladilla mi hermanita empezó con la flauta! Pero no me importa, es demasiado dulce y la amo.

Estoy trabajando en un cuento, es mi primer relato erótico. No está listo, lo he leído varias veces y aun no me convence, ME ENCANTA EL TEMA, LOS PERSONAJES, EL AMBIENTE, TODO, pero existe algo que me perturba: la inclusión de la mierda como protagonista. La idea se me ocurrió un dia, después de cagar (odio escribir esto) y me pareció interesante. No se siente asqueroso el relato, pero no lo puedo evitar, es un miedo que tengo que superar.

Aquí les anexo un fragmento:

-Mava, pero es totalmente normal, soltar un gas de vez en cuando.

-Es que no es de vez en cuando, mi estomago sabe. Es cuando estoy con un tipo.

Son casi las 8:00 de la mañana del dia viernes. Ana Cecilia no se ha despertado del todo, en cambio María Victoria apenas pudo dormir.

-Pueden ser tus nervios ¿Huelen muy mal?

-Realmente sí, pero ese no es el problema. En el transcurso de mi vida aprendí a controlarlos, me paraba cerca de una ventana, me alejaba un poco y listo, problema resuelto.

-Sigo pensando que son los nervios ¿Has probado con un kiwi pelado en ayuna?

6 comentarios:

  1. excelente¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ we conected como diria the green eyes bitch

    ResponderEliminar
  2. Jajajajjaja! :D ok me alegra saber q haya leido sin las correcciones ese cuento :D
    jajajaj y la introoooo q dices, q no te gusta, esta muy buena..
    Sincera, espontanea, ironica y claro, humoristica.. :D
    ya quierooo ver coooomooo queda =)

    ResponderEliminar
  3. En realidad no deberia darte pena, a casi todo el mundo nos pasa que el estomago se nos mueve por los nervios. Lo que realmente no me gusta es el uso literario de la palabra "cagar". No podrias haber usado algun eufemismo?

    ResponderEliminar
  4. Como se te ocurre usar el diminutivo Mava para Maria Victoria. No ves que lo correcto es usar MATOYA?

    ResponderEliminar
  5. La idea era el impacto visual que produce la palabra "cagar", la ira con la que esta escrita, creo que expresa todo lo que queria expresar... eres mi mejor lectora y te amo.

    ResponderEliminar
  6. ¿Estupida introduccion? ¿Quee!?. Esta buenisima!

    ResponderEliminar